Estoy afónic@, ¿qué hago? (manual de supervivencia)

Estoy afónico, ¿qué hago?
Asumámoslo, te has quedado sin voz.

O en el mejor de los casos, esta es sólo una sombra de lo que acostumbra a ser. Tratas de hablar normal pero tu garganta parece desafinada, tu voz agravada, o bien de tu cuello apenas sale un susurro.

Puede que te pase a menudo, o puede que sea tu primera vez. En ambos casos calma; vamos a analizar lo que ha pasado y veremos entonces cuál es la mejor solución para ti.

1. ¿Qué ha pasado?

Un buen diagnóstico es la clave de éxito. Vamos primero a identificar la causa, pues va a ser de vital importancia para aprender de ello. Podemos tener dos situaciones:

a) ME PASÉ FORZANDO LA VOZ:  Quizá había mucho ruido, el ambiente estaba cargado y hablaste sin freno. Ojo, esto no es malo si se sabe hacer bien, pero es muy común tener afectaciones en la voz cuando no tenemos unos hábitos vocales saludables. Para otra ocasión, en este enlace tienes unos consejos para que no te pase más.

b) NO SÉ PORQUÉ ESTOY AFÓNICO: Te has despertado esta mañana y… sorpresa. No hay voz. O te la han cambiado. Aquí te voy a pedir que rememores todo lo que hiciste ayer… paso a paso. ¿Te viene a la mente alguna situación en la que forzaras tu voz?

Si no es así tenemos dos opciones: Una es que sea un cúmulo de sobresfuerzos que, sumados, dan lugar a tu disfonía, pues son pequeños malos hábitos de los que a menudo no nos damos ni cuenta. Otra es que sea un virus. ¿Te notas resfriado, dolor de cabeza y garganta? Los síntomas pueden variar pero si has cogido un catarro esta puede ser la respuesta.

2. ¿Que tengo? Afonía vs Disfonía

Ahora que ya sabemos porqué estamos aquí, veamos cuales son tus síntomas.

  • AFONÍA: Es la ausencia total de voz. Como mucho y si fuerzas, te sale un susurro.
  • DISFONÍA: Es cualquier alteración en la voz; ya sea en tono, en la intensidad, en la duración o en el timbre. Si tu voz esta más agravada de lo normal es disfonía. Si no puedes hablar tan fuerte como otras veces es disfonía. Si tu voz suena soplada, rasgada y no puedes acabar la frase… disfonía.

Como te habrás dado cuenta, lo que la mayoría de veces llamamos «estar afónico» es en realidad estar disfónico.

Y eso va a ser una buena noticia ya que la afectación será probablemente más leve, aunque no menos importante. Lo que va a determinar el grado de importancia va a ser la duración de la misma:

  • PUNTUAL: Desaparece a los pocos días.
  • RECURRENTE: Dura más de 7 días y no desaparece, o bien se presentan episodios de disfonía de forma continua.

3. ¿Qué hago entonces?

Si tienes una disfonía puntual bastará con hacer reposo vocal a corto plazo, es decir, estar unas horas sin hablar y beber mucha agua.  A largo plazo, te recomiendo mejorar tus hábitos vocales y repasar estos consejos rápidos para que no te vuelva a suceder. Ya sabes, más vale prevenir que curar.

Si tu disfonía es recurrente posiblemente te haya salido ya una lesión en tus cuerdas vocales. No te asustes, pues la mayoría de casos se resuelven sólo con terapia logopédica. Lo primero que te recomiendo hacer es visitarte con tu  médico otorrinolaringólogo (ORL) para que te haga un buen diagnóstico de la posible lesión, y de allí empezar el trabajo con un buen logopeda (fonoaudiólogo en latinoamérica). Este trabajo puede durar varios meses (dependiendo de cada caso), en los que podrás eliminar tu lesión y aprender cómo usar tu voz de forma sana para que no vuelva a aparecer nunca más.

Si quieres saber cómo trabajamos los logopedas o cómo atender tu caso particular no dudes en contactarme. También puedes consultar la sección aprende conmigo o comentar tu situación en los comentarios de más abajo.

¡Mucha voz!

¿Quieres más?

Mejora tu voz en 30 minutos con nuestra vídeo-guía gratuita.

Descubre cuáles son los 5 errores más comunes a la hora de hablar en público y cómo puedes evitarlos, con las explicaciones y ejercicios prácticos que necesitas para comenzar con buen pie.

Acerca de Jordi

Soy Jordi, logopeda especialista en voz. En los últimos 10 años he ayudado a todo tipo de personas a superar sus lesiones vocales mejorando la calidad de su voz hablada. ¡Espero poder hacerlo contigo también!

Ver todas las entradas de Jordi →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *